10 agosto 2015

Santiago disfrutó del Verano Presidente en vivo

Miles de santiagueros disfrutaron de la música de Yiyo Sarante, Shellow Shaq, Arcángel y Don Miguelo, en un gran espectáculo el pasado sábado 8.

Santiago abrió la puerta de la diversión el pasado sábado con la celebración del Verano Presidente. La plataforma más refrescante de la marca Presidente llegó a la Ciudad Corazón con un gran espectáculo cargado de salsa y música urbana, ante miles de asistentes.

La apertura del concierto estuvo a cargo del salsero Yiyo Sarante, quien a base de parte de sus mejores éxitos logró mantener activa a la multitud, que cantaba a coro cada tema. “Maldita primavera”, “Un Hombre Normal” , “Tres semanas” y “Nos engañamos los dos” formaron parte del repertorio de Sarante, demostrando una vez más el poder de la salsa de hoy y su popularidad como intérprete del género.

El público pedía urbana, y la propuesta de la noche la inició Don Miguelo. El cantante de rap dominicano, quien este año celebra una década de trayectoria, reventó de euforia al público, que al unísono le aclamaba como uno de sus preferidos del género urbano. Su propuesta de la noche estuvo vestida de lo más actual de su carrera. “Ladys”, “El marido de tu mujer”, “Suelta ese tipo en banda” y “La hoja se volteó” fueron los temas interpretados por un Don Miguelo que se crece cada vez que sube a escena.

La propuesta internacional no se hizo esperar. Arcángel subió a escena y no lo hizo solo. Trajo consigo invitados especiales para subir aún más la temperatura. Mark B fue uno de ellos, con quien interpretó a dúo el hit del momento, “Par de velitas”, marcando así la internacionalización del corte musical.

Arcángel también compartió con el público parte de sus éxitos. “Flow Violento”, “Tremenda sata”, “Guaya” y “Aparentemente no” se acucharon y disfrutaron en la noche. El cierre del espectáculo de Verano Presidente estuvo a cargo del cantante urbano del momento: Shelow Shaq.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido, te invitamos a dejar tu comentario. Eres libre de opinar, pero en el marco del respeto.