03 septiembre 2015

El humor crítico de Los Reyes del Humor

Raymond Pozo personifica a Sergio Vargas.
José Antonio Aybar F.
aybarjo@gmail.com

Raymond Pozo y Miguel Céspedes han entendido el sentido de la oportunidad en el humor que cada semana ponen en práctica en “A reír con Miguel y Ramond”, programa que han convertido en un espejo referencial de los acontecimientos ocurridos en una sociedad preñada de historias tragicómicas como la nuestra.

Cada semana el dominicano común, y hasta el más encumbrado, puede verse en ese espejo a través de los sketches que forman parte del contenido del espacio que transmiten los sábados por Telemicro, canal 5.

Sustentando en el humor de pueblo, Raymond y Miguel echan mano de acontecimientos puntuales ocurridos durante la semana y en ese sentido lo presentan en la pantalla a través de un humor chispeante, pero a la vez sustentado en la crítica social.

Para este sábado los populares humoristas, bien coronados como Los Reyes del Humor, por don Freddy Beras Goico, la máxima figura del humor dominicano, estrenarán un vídeo musical que denuncia el alto grado de criminalidad que hoy arropa a la sociedad dominicana.

Y lo hacen parodiando “La ventanita”, de Sergio Vargas, exitoso merengue escrito por el compositor y cantante mocano Mickey Taveras.

“Desde que me atracaste a toda hora no se me quita el calor,
Desde que me atracaste no salgo solo, no piso ni un colmadón.
Desde que me atracaste le tengo miedo a la pasola y el motor
Desde que me atracaste bebo pastilla, pa’ calmarme el corazón”.

Coro: “Me metién un yaguazo, me quitán la cadena
Un billete de a 20 y hasta un par de monedas”.

La transformación lograda por Raymond de El Negrito de Villa, es, sencillamente, magistral.

Raymond y Miguel asumen el humor crítico, porque han entendido, junto a su equipo de producción, que además de lo positivo de hacer reír, el humor debe ser usado como herramienta de reflexión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido, te invitamos a dejar tu comentario. Eres libre de opinar, pero en el marco del respeto.