26 agosto 2015

Faltan escenarios para grandes conciertos en RD

Teatro Agua y Luz totalmente abandonado.
José Antonio Aybar F.
aybarjo@gmail.com

El recurso de amparo interpuesto por la comunicadora Yolanda Martínez, y que cuenta con el respaldo de artistas y residentes del sector La Esperilla, en contra del Ayuntamiento del Distrito Nacional, por violación a los derechos de la salud con los espectáculos que se realizan en el Anfiteatro Nuryn Sanlley, coloca sobre el tapete un problema que desde hace años venimos planteando a las autoridades dominicanas, tanto de éste como de otros gobiernos.

La falta de un auditorio exclusivo para la realización de eventos artísticos y de otras categorías, es una necesidad que ninguna autoridad oficial, mucho menos el empresariado dominicano, ha colocado en sus agendas.

El pasado año, durante la acostumbrada visita que, como presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) giramos al presidente de la República, licenciado Danilo Medina, al Palacio Nacional, éste nos abordó sobre los preparativos de premios Soberano.

Entre los temas tratados le explicamos la necesidad de un lugar con las condiciones técnicas y capacidad de espacio donde celebrar, no solo la más importante premiación artística de Latinoamérica, que ya no cabe en el Teatro Nacional Eduardo Brito, sino de otros eventos de gran envergadura.

Explicamos al Primer Mandatario de la Nación la viabilidad de construir un centro de Convenciones en Santo Domingo para la realización de conciertos, espectáculos, teatro, ópera, reuniones, congresos, convenciones y exposiciones.

Este centro de convenciones se construiría en sociedad con la empresa privada y su administración pasaría a manos de un patronato mixto, como ocurre en otros países del área.

Espacios donde construir hay de más, uno de estos sería el terreno donde se encuentran los vestigios de lo que un día fue ejemplo de esplendor y majestuosidad para muchos países latinoamericanos: el Teatro Agua y Luz, del Centro de los Héroes, hoy convertido en un prostíbulo al aire libre y cementerio de chatarras.

Auditorios prestados
 
Ante la falta de un establecimiento equipado y con capacidad para el montaje de grandes conciertos y espectáculos, los empresarios dominicanos se han visto en la necesidad de rentar lugares como el Estadio Olímpico Félix Sánchez, Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, Gran Arena del Cibao, Pabellón de volibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte y otros.

Son instalaciones deportivas carentes de acústica y de la mínima estructura para montajes artísticos.

Anfiteatro Nuryn Sanlley.
Sobre el Nuryn Sanlley

Los residentes de La Esperilla aseguran que los eventos presentados en el Anfiteatro Nuryn Sanlley violan la ley que establece que el ruido no debe sobrepasar los 40 decibeles y que contravienen la prohibición de toda emisión de ruido a través de equipos musicales en horarios nocturnos, de 7:00 de la noche a 7:00 de la mañana.

Una salida salomónica y que se ha planteado es el techado del Anfiteatro, cuyo costo, según datos obtenidos por Qué Pasa! rondaría los 70 millones de pesos. 

Mientras llega esta decisión, el próximo lunes continuará el conocimiento del recurso de amparo interpuesto por Yolanda Martínez, por contaminación sónica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido, te invitamos a dejar tu comentario. Eres libre de opinar, pero en el marco del respeto.