02 noviembre 2015

Panamá tuvo su noche de merengue

Miriam Cruz
Miriam Cruz, Josie Esteban, Bonny Cepeda y Aramis Camilo demostraron que el ritmo criollo  continúa en el gusto de la gente

José Antonio Aybar F.
aybarjo@gmail.com

Panamá city.  Panamá.  Miles de seguidores del merengue se encargaron de desmentir las voces agoreras que hablan de una supuesta crisis del género musical dominicano, la noche del pasado viernes.

El centro de convenciones Vasco Núñez de Balboa, de esta ciudad, recibió una descarga de merengue bailable en las voces de Miriam Cruz, Bonny Cepeda, Aramis Camilo, y el reencuentro de Josie Esteban con los escenarios seculares, luego de retirarse de los mismos por su conversión al evangelio.

Luego de la apertura, a cargo  del  grupo local salsero La Kshamba y del Salsero de Ahora, Alex Matos, invitado especial, el merengue llegó de la mano de Aramis Camilo, quien desde el primer tema recibió respuestas del público que de inmediato se acercó al escenario para bailar e interpretar cada una de sus canciones.

“El alicate” encendió los motores, y desde entonces todo fue bailadera con la interpretación de éxitos como “Joselín”, “Hello”,  “Susana” y “El motor”, los cuales fueron adobados por una llamativa actuación que dejó al artista, que había llegado con su característiva vestimenta de La Organización Secreta, en franela y pantalones cortos.

La pista encendida fue lo que encontró Bonny Cepeda y de inmediato se convirtió en El mandamás de aquel concierto producido por el empresario Jimmy Dawson, con “Una fotografía”, “Me tiene chivo”, “Que caliente estoy” y  “Ay doctor”, merengue en el que tanto Bonny, como su hermano Richie, demostraron que siguen “como el primer guandul”.

Todo se estructuró para que no bajara la adrenalina, la espera entre artistas fue mínima, solo hubo tiempo para que la orquesta dirigida por el maestro Ysrael Casado cambiara las partituras de cada intérprete. 

Cuando se escuchó “con fuerza”, el famoso estribillo de Josie Esteban, la pista y los espacios entre las mesas distribuidas en la sala de espectáculos del centro de convenciones se abarrotaron. 

“Hace mucho tiempo ya”, “Pirulo”, “El dolor” y  “Una noche de copa”, tema que, explicó Josie Esteban, fue interpretado a petición de Engel Landolfi, manager de Miriam Cruz.

Alex Matos
Al terminar la actuación de Josie, el público pedía otra, pero el artista se había retirado.

Invitado

La salsa dominicana fue  representada, con gran aceptación, por la voz de Alex Matos, “El salsero de ahora, único exponente de la salsa hecha en RD con notable presencia en la radio panameña. Alex interpretó “Si entendieras”, “Amor perfecto” y “Lo malo se va bailando”.

La apertura del concierto estuvo a cargo del  grupo local salsero La KShamba.

Su mejor momento

Sin duda, Miriam Cruz está en su mejor momento, también en esta nación que difunde el merengue como si de su música se tratara.

La Diva del Merengue paró al púbico de sus asientos, y así se mantuvo, bailando e interpretando “Ta’pillao”, “Sukaina”, “La africana”, “Y qué me importa”,  y su nuevo éxito “Me sacudí”. 

Los fanáticos, aglomerados frente al escenario se hacían selfis con la artista que agradeció a Panamá el apoyo que ha dado  a su carrera desde sus inicios en la agrupación Las Chicas del Can y ahora como solista.

Una noche para el merengue que definitivamente calla las pocas voces agoreras que hablan de una falsa crisis. 

01 noviembre 2015

Freddy, Yaqui y Radhamés

Puntos de Vista
Silvio Herasme Peña

En los medios de comunicación, unos prensa y otros en la televisión y la radio, estos tres personajes dejaron su impronta en la vida moderna dominicana post-Trujillo. Cierto que también se debe incluir a Rafael Herrera, Germán Ornes y Freddy Gatón Arce como directores de los principales diarios dominicanos de la democracia, y hasta tiempos más recientes. Radhamés Gómez Pepín, quien acaba de fallecer la pasada semana, se elevó de reportero a jefe de redacción de El Caribe, en los tiempos de Germán Emilio Ornes, y el vespertino El Nacional, en su primera etapa. A Freddy Beras Goico lo recuerdo con mucho respeto por su singular trabajo en la televisión defendiendo siempre los mejores intereses nacionales y por su casi mítica capacidad humorística que le ganó el cariño de todos.

Yaqui Núñez del Risco, con su agilidad mental y su capacidad de fácil palabra, lideró largamente la producción del Show del Mediodía, programa que captó una audiencia obligada en todo el país.

La diferencia entre estos tres casi míticos personajes es que surgieron con mayor énfasis luego de liquidada la tiranía trujillista. Ornes y Herrera fueron directores de El Caribe durante el régimen de Trujillo, pero pudieron sobreponerse a las exigencias terribles del tirano. Los dominicanos de las nuevas generaciones deben comprender y asimilar el papel de estos que contribuyeron a darle forma a lo que es la sociedad de hoy y asimilar esas experiencias para contribuir, en la medida de sus posibilidades, a solidifi car una sociedad estructurada dentro de los parámetros de la libertad y la dignidad nacional. Una sociedad donde no sea perseguido un ciudadano por sus preferencias políticas, en la que ningún dominicano sea victimado, apresado o exiliado. El gobierno a recordar tiene que ser necesariamente el de don Antonio Guzmán, quien puso fi n a la persecución, la prision y el exilio, a partir de 1978. La generación post-Trujillo sentó las bases para crear la hermosa realidad social que hoy disfrutan los dominicanos, sin autoritarismo y sin presiones sociales y políticas.

Resulta glamoroso lo que hemos conquistado y debemos ser justos con aquellos que pusieron su esfuerzo para lograrlo. Es cierto que aún faltan cosas por hacer, pero nadie osaría sugerir que aún persistan rasgos de la vida que sufrimos durante los doce años del autoritarismo Balaguerista del 1966-1978.

Radhamés Gómez Pepin fue un entusiasta del buen periodismo que existió entonces y que se ha consolidado posteriormente.

Siempre le agradeceré su decisón de ser co-director con nosotros en la fundación del vespertino La Noticia, el 11 de junio de 1973. Luego pasaría a otros medios e incluso a El Sol, pero volvió a La Noticia de donde salió para terminar siendo sub-director y luego director de El Nacional hasta el momento de su lamentable fallecimiento.

Esa conducta de Radhamés, y su memoria, debe ser recordada siempre por los periodistas que fueron orientados por él, y por el periodismo dominicano.

La iniciativa debe partir de quienes fuimos sus compañeros y de los muchos jóvenes que pudieron formarse bajo sus orientaciones, abrevar en sus enseñanzas.

Freddy Beras Goico, Yaqui Núñez del Risco y Radhamés Gómez Pepín, deben ser consagrados como forjadores de una conciencia de opinión pública que debemos valorar y consolidar con el paso de los tiempos. Y así como se enseña en las escuelas la impronta de los constructores de la nacionalidad dominicana, también Educación debe incluir lecciones sobre la buena conducta pública de esos grandes ciudadanos.

Sería una hermosa y justa lección para recordarles.

Ojalá.

listindiario.com