09 junio 2015

Donna Leon: El crimen perfecto es muy fácil de cometer

Donna León reside desde hace 34 años en Venecia.
Concha Barrigós.
 
Madrid. EFE. Una buena zancadilla delante de unas escaleras, y "¡zas!", ahí está el crimen perfecto. La "receta" se la da a Efe Donna Leon, la reina de la novela negra, la americana que cambió su país por Venecia, en cuyas calles transcurre, de nuevo, su último libro, una declaración de amor a la ópera.

"La ópera, en concreto la ópera barroca, me apasiona aunque 'Tosca' también me encanta", explica la escritora (Nueva Jersey, 1942) sobre la elección del tema para la última aventura de Guido Brunetti, "Sangre o amor" ("Falling in love"), "tan, tan lírico" que Leon ha elaborado una lista con la música esencial de la novela, que se puede escuchar en Spotify.

Le aburre hasta el bostezo, asegura, el resto de las obras compuestas por Puccini, pero "Tosca", "tan ridícula en su planteamiento", es "simplemente fantástica" en lo que se refiere a su personaje femenino.

La idea de que una representación de esa ópera en el veneciano teatro de La Fenice fuera el arranque de la historia le vino, como todas, de repente, en cuanto "vio" en su cabeza a una diva que recibe "asustada" una cascada de rosas amarillas al finalizar su representación.

"Es como ser un esquiador de salto de trampolín: vas subiendo la rampa, poquito a poquito y cuando estás arriba ya sabes que todo irá como la seda cuando te tires, es decir, cuando comiences a escribir", detalla.

Desde que tiene la idea, revela, pueden pasar nueve meses o un año hasta que concluye el libro, que siempre tiene "365 páginas": "está claro cuánto tengo que escribir cada día", se ríe a carcajadas, encantada de estar de nuevo en España y de participar, como hizo ayer, de "una fiesta" como la Feria del Libro de Madrid.

Leon, que vive desde hace 34 años en Venecia y que se niega en redondo a que sus libros sean traducidos al italiano para poder seguir viviendo "en paz", quiso para la novela que hace la 25 de sus "brunettis" que su protagonista fuera la soprano Flavia Petrelli.

"Brunetti ayudará Flavia, a la que acosa un admirador, porque son amigos de la infancia y en el libro se ve cómo él se siente, en cierta forma, atraído por ella, pero no cae, porque su relación con Paola es muy poderosa", "presume" sobre la "integridad" de su detective.

La soprano, "sin embargo", "no es un mujer sino una diva", es decir, recalca, "antepone siempre su carrera a cualquier otra cosa", un "género humano" que ella conoce bien por su implicación con la música clásica -ha fundado en la Toscana un grupo de cámara-".

Sin "destripar" lo que sucede, Leon sí sugiere que "es casi demasiado fácil" el crimen perfecto. "Mi amiga Ruth Rendell -la escritora de novela negra británica, fallecida el pasado 2 de mayo- me lo explicó: una pistola es terrible, sangre por todas partes; para usar el veneno hay que estudiar mucho, pero un buen empujón por las escaleras, sobre todo a una persona mayor, es infalible", enumera.

La escritora se levanta y finge ir acompañando a la "anciana y riquísima tía María a bajar unas escaleras".
"Si la empujo y sobrevive me culpará, pero si le pongo la zancadilla y yo misma ruedo con ella, aunque no la mate no me acusará", y se parte de nuevo de risa.

Ya tiene "pensadísimo" su próximo libro, que saldrá en primavera del año próximo. "Es terrible porque trata de una víctima patética. Será un crimen cometido quince años antes y que pareció un accidente. Tengo que levantar las piernas de tantas cosas horribles que pasan por debajo", avanza.

Le gusta mucho hacer lo que hace y siempre está activa, pero no es víctima de su trabajo: "vivo y vivo bien", como su detective, que ha encontrado, sugiere sobre su futuro, "el secreto de la juventud eterna".
Con lo que no está tan feliz ni satisfecha es con el "panorama" que sufre desde sus ventanas en Venecia, que visitan cada año 30 millones de personas.

"Cada día atracan siete cruceros y cada uno provoca la misma contaminación que 15.000 coches al ralentí. Lo veo desde mi casa, apenas a medio kilómetro. Su fin es matarme, lo sé", añade más en serio que en broma.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido, te invitamos a dejar tu comentario. Eres libre de opinar, pero en el marco del respeto.